Latin America Magazine.
 

Calle 13 en Ámsterdam y Amberes

Paradiso Amsterdam / Foto: Carmen Laura Gimenez Solar

Compaginando con este verano europeo de temperaturas extremas, los Calle 13 llevan semanas toureando sin parar arrasando y llenando salas por donde van; Barcelona, Malmo, Berlín, entre ellas Amberes y Ámsterdam no se quedan atrás. Por segundo año consecutivo Residente y Visitante y su banda arrasan con Ámsterdam, este año en Paradiso. En Amberes tocan en el pintoresco teatro romano al aire libre, Openluchttheater, en Rivierenhof. conSentido estuvo ahí. Entre los correteos de pruebas de sonido y los viajes de un lugar a otro, la banda Puertorriqueña nos regaló un espacio para preguntas.

[Eduardo Cabra a.k.a Visitante tuvo la palabra. ]

Dentro de lo que es conSentido, una plataforma de conexión con el continente Latinoamericano, nos interesaba el tema de Calle 13 como Latinoamérica. En momentos la banda parece funcionar como una suerte de amalgama para su generación latina. En sus conciertos uno se encuentra de todo: metaleros, cumbieros, reguetoneros, blanquitos, negritos y fresitas, gorditas y flaquitos, banderas, comida y porros, cerveza y lagrimas. Y cuando la canción Latinoamérica empieza, la gente se abraza y cantan unisón con lagrimas en los ojos. Como en Bélgica el domingo 19 de agosto. La banda no necesitó más que unas primeras notas de la canción para que la mitad del público (inevitable en nuestra generación) saque los celulares a filmar y así acabarse de convencer del momento especial que estaban viviendo. Aunque bien hizo en recordarme un buen amigo que, pasado el concierto, la mayoría de ellos vuelven a sus casas siendo nada diferente de lo que fueron antes de este, ese momento y la canción nadie más se las quitan.

Tampoco fue diferente la noche del 18 en Paradiso. Incluso en éste escenario Holandés, donde el público se caracteriza por disfrutar de la música que escucha parado de brazos cruzados y preferentemente en la parte trasera o a los costados de la sala, con Calle 13 no se perdonó nada; todos al frente, cantando, saltando, bailando. Claro, como era de esperarse los que estábamos ahí repitiendo con Residente texto por texto y dándonos modos para bailar y saltar sin rompernos algo, en su gran mayoría éramos orcuritos y presumiblemente latinos enteros. Sin embargo, el público holandés no estaba nada mal representado, y tan o más animado que el latino. Aunque algunos no pudieran entender todo lo que escuchaban, mucho menos repetirlo, el público era una sola ola de energía, miles de voces cantando:

Vamos caminando el camino…

En el parque en Bélgica las temperaturas tropicales ofrecen al público el entorno perfecto para dejarse llevar. El público: un mundillo que se ha ido creando en Amberes. Un seno de inmigrantes latinoamericanos y belgas que de alguna forma se han enamorado de América Latina; formando un conjunto social y cultural de intereses comunes, amistades y nuevas familias. Las mismas caras conocidas, y para Calle 13 todos se movilizaron.

Dentro del público la unidad latinoamericana era latente ya que hoy uno no tiene que ser nacido en América Latina para sentirse parte del continente. Pasa una chica con la bandera panameña a lo que un chico peruano le grita “¡Viva Panamá!”. La vuelta al mundo en el público y La vuelta al mundo como una de las más lindas canciones que la banda toca durante el concierto.

Openluchttheater Amberes / Foto: Pablo Garrigós

Residente nos recuerda que esta canción es para todos los que deciden dar un cambio. Tal vez por eso tanta gente se siente identificada con el proyecto de Calle 13. El cambio musical desde la Calle 13 en Trujillo Alto, Puerto Rico, que incluye a todos. En Latinoamérica y en lugares en el mundo como Amberes y Amsterdam donde viven latinoamericanos y otros que se dan por aludido. Residente grita: “Y ahora yo quiero escuchar a todo el mundo, hombres y mujeres, damas y caballeros, boys and girls, heterosexuales, bisexuales, homosexuales, everyone, because everyone is included, gritando a la cuenta de tres, una, dos y tres: he he he.” Y así explota la canción Fiesta de Locos! Todos están incluidos, sin embargo, con Calle 13 tampoco falta lo intimo: “Hay 6 mil millones de habitantes, pero no hay nadie como tú.”

Volviendo a la entrevista, lo que nos interesaba escuchar de los integrantes de esta banda es cómo se inicia una propuesta musical que se convierte en un emblema? Como es que todos nos sentimos Calle 13? Le pregunto a Visitante.

“Es lindo que se siente así y del público recibimos una energía increíble” pero, me recuerda que ellos están dentro de la dinámica, de la propuesta que es Calle 13, en el escenario, y dentro de lo que pasa las cosas se ven de diferente forma: “Si bien nosotros sentimos esa energía de la que me hablas de la gente y en momentos lo percibimos desde el escenario (sobre todo durante Latinoamérica, ese siempre es un momento muy especial en el show), no es algo que nosotros podemos ver tan claramente o podamos fácilmente influenciar para que vaya en una determinada dirección. La propuesta que es Calle 13 nace y va creciendo con el tiempo y las experiencias, no es algo que lo pensamos antes de tiempo, algo calculado.”

Le doy el ejemplo del tema Latinoamérica. “Con Latinoamérica no nos preguntamos, como podemos hacer para crear una canción con la que todos se sientan identificados, o que ocasione lo que sea que Latinoamérica hace sentir al público. Latinoamérica fue un proceso, después de haber madurado, no pudo haber nacido antes del el primer y el segundo disco, nació del corazón, no hubo un plan premeditado para crearla. Latinoamérica fluye, como fluye la conexión de la gente con la propuesta”.

Openluchttheater Amberes / Foto: Pablo Garrigós

Entonces las canciones salen de la misma gente que se identifica con ellos, de sus experiencias. En eso me acuerdo del documental que hicieron, Sin Mapa que muestra una banda aun joven, que busca en su continente, que descubre gente, ritmos, sonidos, colores e injusticia. Sobre Sin Mapa les pregunto si encontraron un lugar mientras recorrían el continente que les haya sorprendido que fuese parte de Latinoamérica, y/o en que les haya hecho descubrir estereotipos o prejuicios propios que fueron combatidos por lo que veían o vivían?

“Algo que sorprendió mucho fue la simplicidad, comunísimo con el que funcionaban algunas comunidades que hemos visitado, autónomas y con un estructuras sociales orgánicas que funcionaban perfectamente, cuando viéndolos de lejos tal vez pensarías que su situación mas bien sería triste. Pero no te olvides que el viaje que hicimos para Sin Mapa fue solo un mes en el que visitamos 3 países. Hay aun muchísimo por ver en Latinoamérica, lo que habría que hacer es dedicarle la vida entera, y aun así solo habremos visto una fracción, el continente tiene mucho de todo.”

A la pregunta de si después de este periodo de gira tan intensivo la banda tiene planes de hacer un viaje parecido por Latinoamérica, Visitante responde que por ahora la prioridad es crear, con lo que se refiere al nuevo disco que saldrá a mediados del próximo año. Dejar los viajes para otro rato suena lógico después de este pasado año de giras intensivas. A pesar del ánimo del público y de los mismos integrantes de la banda, el cansancio producto de tanto viaje es palpable sobre todo al inicio del concierto, del mismo modo que una rutina que inevitablemente surge de la repetición diaria. Pero la banda no se deja vencer por la rutina, después de las dos primeras canciones, Paradiso esta que arde, salta, canta, tiembla hasta pasada la última canción. Visitante manejando tranquilamente diferentes instrumentos, PG-13 fuerte voz femenina añadiendo teatralidad al contenido de la letra y Residente dando voz, fuerza y show.

Openluchttheater Amberes / Foto: Pablo Garrigós

Como en las letras de sus canciones, el tono de concierto pasa de la fiesta a lo serio y de ahí a la fiesta otra vez. Como si fuera una definición de su música Residente explica en el Openluchttheater que los de la Calle 13 hablan sobre todo lo que los rodea: política, religión, fiesta y sexo. “Y ahora vamos a hablar sobre sexo, we’re gonna talk about sex, sex, a little bit, ¡así que dale!” Y sigue la fiesta con la canción Suave. Dentro de lo serio en Paradiso, independencia, y en especial la independencia de su país de origen Puerto Rico, es algo que para lo que Residente pide nuestra atención: “Lamentablemente, Puerto Rico es una colonia, y nosotros queremos ser libres, una bandera solamente!” El tema de la independencia de Puerto Rico es polémico, porque como Residente mismo indica, solo 5% de la población de la isla quiere la independencia de los Estados Unidos. Polémica no es algo extraño a la banda. Varias veces han mencionado que en su momento descubrieron el poder que tiene el micrófono y que lo han usado con el propósito de decir lo que nadie quiere decir y muchos no quieren escuchar. A mi pregunta qué repercusiones ha tenido el hacer música sobre temas polémicos? Si se han sentido aislados, amenazados o censurados de alguna forma.

Me sorprendo cuando Visitante me explica que por censura hace 3 años que ellos no tocan en Puerto Rico: “La gente siempre se sorprende de que sea así”.

A pesar de salas, teatros y estadios llenos, los premios, el reconocimiento de su público y el éxito de la banda, no poder tocar en su propio país tiene que ser algo muy duro y difícil de imaginarse, “se trata de una censura invisible” explica Eduardo, “con cositas con publicad y stages que de pronto nunca se concretizan y cosas así.” También se han dado casos menos invisibles de amenazas a los familiares de la banda.

Cuando le pregunto el por qué de la censura y las amenazas (aunque basta leer dos guiones de la historia de Puerto Rico y después escuchar dos canciones de Calle 13 para entenderlo perfectamente) Eduardo responde: “La expresión es libre y pública, pero algunas personas no quieren oír lo que uno quiere decir. Son gente que no pueden escuchar una opinión diferente. Pero la gente, la calle nos apoya.”
“Aislamiento o exclusión no sentimos porque nos hemos conectado con el pueblo la gente y nos sentimos muy respaldados por ello. La gente nos demuestra su apoyo y su cariño de muchas formas y eso se siente muy cabron.”

Si el apoyo de un público puede compensar el no poder tocar en casa propia es algo que solo ellos saben. En todo caso, la gente, su público, en Paradiso y Openluchttheater, demostró una vez más a la banda que apoyo es algo que les sobra.

reageren